LA CIUDAD DE LA FURIA CAPÍTULO 2: CIUDAD E INGENIERÍA

20/11/2018

En el segundo capítulo de La Ciudad de la Furia, la docente Isabel Serra conversa con Guillermo Muñoz, ex Director de Transporte Público Metropolitano y Álvaro Henríquez, ex Jefe de Operaciones en la Coordinación de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas.

La conversación se centra en la relación entre ciudad e ingeniería, el proyecto Teleférico Bicentenario, la nueva transición del Transantiago y el debate sobre las responsabilidades institucionales en torno al tema.

 

“Hemos estado desarrollando ciudades que han estado pensadas para el automóvil. Caminando uno empieza a mirar, cuestiones pequeñas, por ejemplo, las luminarias en la mayor parte de las ciudades son de calle, no son para las veredas. Recién estamos poniendo, en las comunas más ricas, iluminación para el peatón. Lo que importa es iluminar para el auto. O cuando pavimentamos una calle, la mejoramos y arreglamos la calzada del auto y no nos preocupamos de la vereda”, Guillermo Muñoz.

“El punto de inflexión fue la implementación del Transantiago, (que) cambia el paradigma de cómo intervenir una ciudad. No hay ningún otro proyecto que uno pueda pensar que cambie tan radicalmente la forma de vivir de las personas, ni una autopista o una calle. Eran tres millones de personas que estaban viajando en transporte público y el error que no podemos volver a repetir fue no considerar el factor humano en el diseño de las políticas de transporte”, Guillermo Muñoz.

“La ingeniería ha ido evolucionando en función de las fuerzas vivas de las ciudades y el territorio en general. Hoy no se concibe un proyecto de ingeniería si no hay una adecuada participación ciudadana, una adecuada validación del proyecto, una adecuada incorporación de los requerimientos en donde se emplazará el proyecto. Es un aprendizaje que se ha hecho paulatinamente. Falta trabajar en eso”, Álvaro Henríquez.

“Todo esto tiene que ver con una política pública. Cómo queremos la ciudad, cuál es la ciudad que quisiéramos. Los ingenieros tenemos algo que decir al respecto, pero es absolutamente multidimensional, multidisciplinario, involucra a todos los actores y por cierto a la ciudadanía. La validación y participación ciudadana son herramientas que hay que plasmar en la visión de lo que queremos como ciudad y sociedad en una política pública y por tanto de movilidad”, Álvaro Henríquez.