#NuevaOla: LA «MALA ESPINA» DE TOMÁS

25/05/2020

En Vergara 240 queremos conocer a aquellos periodistas que han levantado sus propios proyectos, buscando en las plataformas digitales una nueva vía para hacer periodismo que sirva. Ruta difícil, pero que tiene al otro lado de la pista, una crisis cada vez más profunda en los medios de comunicación tradicionales. ¿Cuáles son las motivaciones del camino propio?, ¿de qué manera intentan posicionar sus emprendimientos?, ¿cómo ven el futuro del periodismo local?. Todas preguntas que intentaremos resolver con los protagonistas de la #NuevaOla. Esta semana, Tomás Martínez, fundador de la plataforma “Mala Espina Check”.


/ ASÍ_COMENZÓ /

¿Cuándo nace ‘Mala Espina’ y por qué?

Nació en noviembre, un mes después del estallido social, viendo que había harta desinformación sobre el tema, obviamente, en redes sociales. Parte primero como cuenta en Twitter y blog. Después, como dos o tres semanas después, armé una página en .cl que es malaespinacheck.cl. Y ahora todo ha girado, evidentemente, sobre el tema del coronavirus que es lo que está mandando hoy en día en la agenda.

¿Por qué armar algo sobre chequeo de noticias?

No había mucho fact checking en Chile. Veía una suerte de vacío en cuanto a esa herramienta y creí que podía tener buena acogida en la gente (…) Partió más bien como hobby pensando que sigo sin una pega estable y ahora esto es lo único que hago. Me fue gustando como se trabajaba en el tema y luego nos unimos también a LatamChequea, una alianza de Latinoamérica, España y Portugal para combatir la desinformación sobre coronavirus. Aprendiendo sobre la marcha básicamente, tampoco con un objetivo de rentabilizar ni mucho menos, de hecho, no ha llegado ningún recurso todavía. Ahora recién empezamos un crowdfunding, que igual va lento porque lleva pocos días y debieran llegar recursos de la alianza LatamChequea en un par de meses más.

PRIMER TWEET DE MALA ESPINA


¿Cómo funciona Mala Espina?

Los primeros cuatro meses estuve trabajando solo. Ahí básicamente en redes sociales investigando lo que llegaba, y también harto material que llegaba a las cuentas de Mala Espina y también al WhatsApp. La gran mayoría de cosas que chequeamos son solicitudes de chequeos que hace la gente, que nos manda información que parece sospechosa. No hay un número fijo de temas diarios o semanales, porque a diferencia de otras áreas que se cubren en el periodismo tradicional, las pautas pauta acá son bien distintas. De repente hay días que no pasa mucho, otros días que nos llegan muchas, muchas desinformaciones. Hace casi un mes llegaron dos personas a colaborar, así que ahí ya somos tres ahora. Llegaron ad honorem y después cuando llegue la plata de LatamChequea van a tener una remuneración con eso.

¿Y alguna información se convirtió en viral?

Hay uno que tuvo como entre 600 y 800 retweets. Fue en enero y trataba de un supuesto secuestro que habían hecho en la catedral a un sacerdote, y que finalmente se trataba de una performance artística de algunos jóvenes que estaban haciendo eso en medio del estallido social. También otra de una familia que mostraban a través de una reja una madre amamantando a su guagua que también tuvo hartos retweets. Decían que era en Estados Unidos de inmigrantes ilegales, pero en realidad había ocurrido en San Juan, Argentina, como hace cinco o seis años


/ LOS_DESAFÍOS /

¿Te interesa que el proyecto tome un perfil que te permita vivir de él o lo ves como algo secundario?

Muchas de las postulaciones de fondos que hay para este tipo de proyectos algunos piden ciertos requisitos que todavía no cumplimos. Por ejemplo, tener doce meses de publicación, llevamos recién cinco meses. Otros que piden tener cierto estatus legal, que tampoco lo tenemos todavía. El tema del financiamiento es lo más difícil y me imagino que va a seguir también siendo difícil durante un buen tiempo.

¿Se puede ser un emprendedor periodístico en Chile?

Yo creo que está difícil porque, por ejemplo, en el caso particular de las donaciones o aportes, en general no sé si tengan tan buena recepción en Chile. Las otras alternativas son, hacer talleres sobre el tema fact checking, charlas, y seguir postulando a estos fondos cuando haya más posibilidades de conseguirlos.

¿Es viable un financiamiento privado para este tipo de proyectos?

Creo que hay una relación que puede ser compleja entre fact checking y financiamiento privado pensando en los conflictos de interés que puede traer eso. Y mirando también la experiencia de otros fact checking de América Latina y de Europa que funcionan, por ejemplo, como fundaciones que reciben aportes, pero no tienen publicidad. Ahí hay que ver en el futuro si es plausible o no esa alternativa, pero al principio buscaría otras, no financiamiento privado.

Tú trabajaste en varios medios tradicionales y en distintas plataformas. ¿Cómo ves lo que está pasando actualmente en la industria y los sucesivos despidos que están ocurriendo?

Es preocupante lo que está pasando en nuestra profesión donde no solo ahora con la crisis de coronavirus se han dado despidos, sino que hace un buen tiempo, a goteo, se despide a gente. Da la sensación, quizás, que los periodistas son prescindibles para las empresas. Yo creo todo lo contrario, que hoy día a propósito del tema de la desinformación, son más importantes que nunca los periodistas, sobre todo los que investigan y los que quieren llegar a la verdad para ofrecérsela a la gente.


/ EL_FUTURO /

En estos meses, ¿cuál de los trabajos que han realizado te tiene más orgulloso?

Yo creo que llenar una suerte de vacío que existía respecto a la herramienta particular que significa el fact checking y que creo que la gente conecta harto con ese tema porque quiere saber la verdad de las informaciones. Y coincide también con que la desinformación en los últimos meses, en Chile al menos, ha crecido bastante por estos dos hechos puntuales que son el estallido social y el coronavirus que van creando ciertas máquinas o monstruos, si se puede decir de alguna forma, de generar desinformación, sobre todo en redes sociales.

¿Cómo ves el resto de 2020 para Mala Espina?

Ojalá consiguiendo financiamiento para poder sustentarlo, para tener ojalá más gente que colabore y así entregar más cantidad y calidad en contenido. También tratando de ampliarlo no solo al fact checking sino también a otras ramas que pueden ser interesantes y que respondan sobre todo a las demandas de la ciudadanía de hoy en día.

FICHA TÉCNICA

WEB
http://malaespinacheck.cl/

TWITTER
https://twitter.com/malaespinacheck

INSTAGRAM
https://www.instagram.com/malaespinacheck/

FACEBOOK
https://www.facebook.com/malaespinacheck