Marcelo Chiriboga: un escritor personaje que cobra vida

A través de una biografía tanto incompleta como intencionalmente confusa, el nombre Marcelo Chiriboga arranca primero como un personaje dentro de una novela de José Donoso, El Jardín de Al Lado, de 1981, para luego aparecer esporádica en otros rincones de la literatura hispanoamericana del siglo XX, acaso como una complicidad, o derechamente una humorada.

José Donoso, junto al mexicano Carlos Fuentes, inventan a Marcelo Chiriboga suponiéndolo un escritor ecuatoriano, al carecer ese país de una figura en el tiempo del boom. Las apariciones del personaje luego en Cristóbal Nonato y Diana o la cazadora solitaria, del mismo Fuentes, o en Sudor, de Alberto Fuguet, o en El Asesinato de Laura Olivo del peruano Jorge Eduardo Benavides, lo vuelven algo más que una invención, o una cita o saludo entre escritores.

La investigadora Cecilia García-Huidobro, decana de la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP, advierte y apunta a Chiriboga a través de fragmentos de obras y alusiones directas en esos y otros autores; sostiene al personaje “más bien como un tulpa, ese mecanismo desarrollado por los místicos  que, con una disciplina potente, es capaz de crear un ser no sólo imaginario sino que incluso uno con corporalidad y vida propias”.

Así, los recortes en Donoso, las críticas literarias sobre obras inexistentes que lo alaban, sus mismos testimonios epistolares al recibir sorprendido un premio Cervantes que nunca fue, pero que a lo mejor fue, hablan de un Chiriboga que, más allá de la complicidad, se sitúa, según García-Huidobro, en la parodia, con el propósito de exponer la interna del mundillo de la literatura: “no hay que olvidar que Donoso escribió su Historia Personal del Boom, donde se hace cargo de ese momento literario al que todos descalificaban y del que, sin embargo, todos quieren formar parte. De allí que sea posible afirmar que Donoso pone en el meollo de este artilugio la espinosa cuestión de qué es periferia y qué es centro en la escritura”.

Autor de 5 novelas, 4 en rigor y una que no se publicó, el imaginario de Marcelo Chiriboga se siente corporal y como un guiño, como una complicidad y una complejidad intelectual, y es fruto, muy probablemente, de la conciencia que tuvieron los autores del boom respecto de su propia popularidad, más allá incluso de quienes pudieran leerles.

Varias láminas de esa existencia fragmentada se expusieron en el pasillo del primer piso de la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP, e incluyen fragmentos de libros, portadas, epistolarios, definiciones y recuerdos.

 

Cristian Roa:

Cristian Roa, estudiante de Periodismo UDP. Es parte del actual equipo de colaboradores de Redacción Digital y Vergara 240.

Patricio Cuevas:

Patricio Cuevas, e editor de contenidos en Vergara 240 y Vergara 240 Radio. Periodista y magíster en Opinión Pública UDP. Fue conductor, creador artístico y periodista en la radio Rock&Pop, ADN y Bío-Bío, entre otros medios. Actualmente es académico de Periodismo UDP.