EL ENIGMA QUE RODEA LA MUERTE DE CÉSAR MALLEA DURANTE EL TOQUE DE QUEDA

23/11/2019

César Mallea había visitado a su hija de 19 años, Catalina, como solía hacer. Aquella noche del jueves 24 de octubre se cumplía la sexta jornada de toque de queda en la Región Metropolitana tras el comienzo de las manifestaciones sociales en el país. Después de pasar la tarde con su hija, el mecánico automotriz de Peñaflor regresó a su casa en Malloco a las 23:30 horas aproximadamente. Sin embargo, ninguno de sus familiares lo volvería a ver con vida. Se transformó, en extrañas circunstancias, en una de las 23 víctimas del estado de emergencia en Chile.

Cerca de las 2:30 de la mañana del viernes 25 de octubre César se comunicó con su ex esposa. Vía telefónica le comentó a Ana Castillo que se encontraba detenido en la 56° Comisaría de Peñaflor por infringir el toque de queda. César le pidió que se presentara a las 8:00 AM del mismo día en la Fiscalía de Talagante, lugar donde sería liberado. Aquello nunca ocurrió. “Él me insistió mucho que fuera puntual y que se juntaría con su hija al día siguiente, por eso no creo que se haya suicidado”, comentó Castillo al ser contactada.

Castillo recibió otras cuatro llamadas de su ex marido, todas de un número de una funcionaria de Carabineros de identidad desconocida. “No manejamos información del horario de detención de mi hermano, pero sí los audios que efectuó a las 2 de la mañana y posteriormente a las 4 desde el teléfono de una carabinera”, relata Marusella Mallea en su declaración en la Comisión de Derechos Humanos.

“El carabinero me dijo que estaba muy oscuro cuando se ahorcó”, agregó la ex mujer de César, lo cual contrasta con la versión entregada por la institución.

A las 6:30 de esa mañana, los padres de César recibieron el llamado de Carabineros informando que su hijo había sido encontrado sin vida. Sus cercanos inmediatamente dudaron de la versión oficial. “Como familia, desde el primer momento descartamos absolutamente la explicación de Carabineros”, enfatiza en su testimonio la hermana de la víctima. El César que ellos conocían no habría sido capaz de atentar contra su vida.

Vacíos inexplicables

Una vez en la Comisaría, la familia solicitó los documentos de detención de César Mallea. Sin embargo, el oficial a cargo se los negó. Al pedir la revisión de los vídeos en las cámaras de seguridad, notan un vacío que se produce entre la hora en que César es ingresado al calabozo y el momento en que es encontrado ahorcado. La versión de Carabineros señala que en ese lapsus de tiempo las cámaras sufrieron un desperfecto.

“A mí en el momento no me mostraron las cámaras. Me mandaron al hospital de Peñaflor y después de diez minutos me mandaron a buscar, que el oficial quería hablar conmigo. Ahí me mostraron las cámaras pero me mostraron ‘todo lo bonito’: cuando entregó sus cosas, cuando entró en el calabozo pero en ningún momento cuando se suicidó”, relata Ana Castillo. “El carabinero me dijo que estaba muy oscuro cuando se ahorcó”, agregó la ex mujer de César, lo cual contrasta con la versión entregada por la institución.

Marusella Mallea, en tanto, tiene otra versión. “El oficial a cargo de la comisaría nos ofrece ver varias grabaciones de las cámaras de seguridad del calabozo. Precisamente en el momento en que íbamos a ver las cámara, el encargado le informa a su superior que hubo un desperfecto en el sistema de seguridad de las cámaras del calabozo, que solo tenían algunos archivos guardados en un PC portátil”, relata la hermana de César. “Nunca nos mostraron la secuencia completa”, agregó en su declaración.

Velatón por César Mallea en plaza de Malloco. 31.10.2019

La ausencia de las imágenes no fue la única duda que rondaba alrededor de la muerte de César. Cuando Ana Castillo fue al Hospital de Peñaflor a buscar el cuerpo de su ex marido, unos carabineros le impidieron ingresar a verlo. La excusa fue porque “era algo impactante”, relata. A quien sí dejaron entrar fue a un tío de Ana. Mientras este último cargaba el cadáver de Mallea empezó a notar unos moretones en su espalda. Sin embargo, cuando este preguntó porqué tenía estos hematomas, el funcionario le contestó: ya, rapidito a la bolsa, no haga atados, hagámoslo rápido”. Todo esto se lo comentaría después a la misma Ana y a Marusella. Al consultar con Carabineros, se negaron a revelar más información sobre el caso.

A través de un comunicado, el mayor Jorge Zúñiga a cargo de la Comisaría de Peñaflor informó el hecho. Según la versión de la institución, César Mallea se colgó con una “cinta” de la frazada que le entregó carabineros al entrar al calabozo. Otro comunicado, esta vez de la Municipalidad de la comuna, detalla que César fue trasladado al hospital, lugar donde perdió la vida. Sin embargo, Ana Castillo aseguró que había sido llevado ya sin signos vitales. El alcalde, Nibaldo Meza, prefirió guardar silencio tras ser consultado por este medio pese a que en su comunicado dio por seguro el suicidio sin hablar con la familia de César.

Para el sociólogo y politólogo Samuel Barros, todas estas irregularidades sumadas a la existencia de un “doble relato” de la contingencia, generan un profundo daño en el tejido social y deslegitiman los mecanismos de orden institucional en la sociedad. En línea con lo anterior, establece: “Hay una clara ‘edición’, actualmente en Chile, de lo que en sociología entendemos como los ‘hechos sociales’. Existe un cerco informativo en la medida que se ‘matizan’ o derechamente, se censuran ciertas informaciones con la finalidad de apuntalar a un ideario en particular. El caso de Cesar Mallea es emblemático, por la diferencia entre los relatos de la familia y Carabineros, pero también por la poca cobertura que se le ha dado.”

¿Quién era César Mallea?

Quienes lo conocieron aclaran constantemente que César Mallea nunca había presentado indicios de querer suicidarse. Esta es la razón principal por la que descartan la versión oficial de Carabineros. Lo recuerdan como una persona alegre y con proyectos a futuro, hecho con el que descartan cualquier intención suicida de su parte.

Velatón por César Mallea frente a la Municipalidad de Peñaflor. 25.10.2019.

César era mecánico automotriz de la comuna de Peñaflor, lugar donde vivía junto a sus padres. En febrero de 2019 había retomado su relación con su hija Catalina, después de que ella y su madre estuvieran tres años en el sur. “Él se volvió muy cercano con su hija. Además él amaba la vida y tenía muchos proyectos”, comenta Ana Castillo, ex cónyuge de César Mallea. “Mi tío jamás habría atentado así contra su vida como dicen”, señaló Carla Martínez, sobrina de César, al ser contactada.

Su vida se encontraba en proceso de cambios. Tras años separado de su esposa, habían retomado su anterior relación y se proyectaban a futuro. “Él estaba muy feliz, me decía siempre que nos fuéramos al sur, incluso se había comprado un auto hace poco”, profundiza Castillo, la última persona con la que César se comunicó antes de ser encontrado sin vida.

El caso de César Mallea es uno de los siete donde se investiga el actuar de agentes del Estado. Cinco ya han sido confirmados, mientras que el del mecánico de Peñaflor y el de Germán Aburto Aburto están en proceso. La familia busca esclarecer una muerte aún con vacíos e incógnitas. Los habitantes de la comuna se han volcado a las calles, sumándose al malestar social, exigiendo transparencia en este caso y utilizando el hashtag #JusticiaParaCésar en cada manifestación.

Este trabajo fue realizado para el curso de «Redacción Digital» dirigido por la profesora Ivonne Toro. Ayudante Sebastián Palma.