LOS NÚMEROS TRAS LA CRISIS DE LAS REVISTAS

01/10/2019

Desde fines del 2018, las noticias que hablaban del cierre de revistas en nuestro país se fueron sucediendo una tras otra. Reconocidas publicaciones anunciaban su cierre definitivo o una migración obligada al mundo digital, marcando uno de los episodios más críticos en la historia del periodismo criollo.

Para entender de mejor forma cómo se fue dando este proceso, construimos una base datos a partir de los medios asociados a la Asociación Nacional de Prensa (ANP), organización creada en 1951 y que reúne a diarios, revistas, periódicos y semanarios.

Así, en el año 2004 existían 81 miembros inscritos en la ANP, de los cuales 31 eran revistas. Esta cifra fue creciendo hasta el 2012, cuando los afiliados ascendieron a un total de 110, con 58 revistas en la lista. Todo estable hasta el 2015, año que marca el inicio de la debacle y cuyo proceso públicamente comentado a principios de 2019, tras el cierre de emblemáticas publicaciones como Qué Pasa, Caras y todas las que pertenecían a la transnacional Televisa.

Víctor Hugo Moreno, ex periodista de Qué Pasa, comenta que fue una compleja experiencia ver cómo este medio se terminaba: «Fue súper doloroso. Si bien se veía venir, fue muy duro. Trabajar en esta revista fue un privilegio para mí, una tremenda experiencia donde se podía hacer un muy buen periodismo interpretativo».

La resistencia

Es importante señalar que los medios de papel couché, antes de su masivo cierre, dieron la «batalla» por evitar el cese de sus publicaciones. Este período lo denominamos como de resistencia, en el que las revistas aumentaron la variedad de sus contenidos para llegar a nuevos públicos.

Agrupamos las publicaciones en distintas categorías según su temática principal, para así ver la evolución revistas según los públicos a los que apuntaban.

Mientras el 2010 había 31 revistas, posibles de consolidar en 12 géneros distintos, el 2014 el número de publicaciones aumentó a 60, agrupadas en 18 categorías. Las revistas de mayor presencia eran las dirigidas a un público femenino, donde Tú, Vanidades, De Novios, Mamá y Bebé, Cosmopolitan, entre varias otras, competían por diferenciarse y ganar mayor lectoría.

A ellas se sumaron otras publicaciones dirigidas a distintos nichos, como la minería, ciencias y manualidades. Toda una clasificación que se fue haciendo insostenible en el tiempo, ya que desde el 2015 se comienza a visibilizar el descenso de géneros y medios.

Hoy solo existen 12 categorías, de un total de 22 revistas. Una caída que se explica principalmente con el cierre definitivo de las empresas que hicieron la apuesta. Así, las compañías que agrupaban al 59,4% de los medios de papel couché en Chile, tales como Televisa, B y C, XYZ y Paula Ediciones, ya cerraron completamente sus operaciones en nuestro país.

Nueva realidad

Según Alejandra Ferrer, Directora de Materia Prima, revista con más de 20 años de experiencia, los medios que se vieron obligados a cerrar fueron los que no supieron leer a su público, ya que apuntaban a una gran cantidad de lectores y no los conocían en detalle. Por ello, Ferrer asegura que la fórmula que les ha permitido subsistir es el ser una revista con un público focalizado y de nicho, conociendo en profundidad a sus lectores y renovando sus contenidos través de ferias, talleres y eventos. Es decir, ser un medio multiplataforma.

Miguel Huerta, académico de Medios Digitales en la Universidad Diego Portales, plantea que la digitalización también es un factor, ya que esta se adapta fácilmente a los gustos de las personas y por ello desplaza a algunos medios impresos. Así también menciona que la publicidad juega un rol importante.

El Director Estratégico de la agencia de publicidad F5 Group, Miguel Cajas explica que hoy en día «la tendencia principal que se está dando es optar por publicidad en el área digital que en los medios tradicionales». Esto se debería a una serie de componentes, entre los que señala que «las campañas en el área digital pueden ser 24/7 a diferencia de los medios tradicionales», en los que los avisajes se programan solo para ciertos horarios.

Hoy solo hay 22 revistas inscritas en la ANP y si bien no hay una respuesta única para entender su declive, la transformación del mercado de medios impresos sigue en marcha, tratando de seguir los nuevos hábitos del lector digital.

Esta nota es parte del trabajo realizado en el curso de ‘Periodismo de Datos’ con la profesora Cecilia Derpich.