MIEDO Y ANSIEDAD: LA SALUD MENTAL TRAS EL ESTALLIDO

29/11/2019

Tras más de un mes de movilizaciones en Chile, los sentimientos son muchos. Ansiedad, miedo e incertidumbre son algunas de los sensaciones que, según expertos de la salud mental, comienzan a aflorar entre quienes han vivido el estallido social. Emociones alentadas por los distintos hechos de violencia, represión y diversas situaciones traumáticas que muchos han vivido durante los últimas jornadas.

El primer día quedé fascinada con la valentía de los cabros“, confiesa Claudia Muñoz, de 43 años y vecina de La Florida, que ahora atraviesa su segunda gran crisis social. Vivió su adolescencia en la dictadura, pero nos reconoce que en la actualidad “la cosa está más difícil“.

Los últimos días no han sido fáciles para ella, los estragos del estallido social han repercutido directamente en su salud mental y física. “Estuve el primer viernes, el sábado, domingo, hasta el jueves, que me sentí cansada. Dentro de todo me sentí bien, pero el viernes ya no pude salir. El día sábado tuve escalofríos. El domingo no me pude levantar, era como si tuviera una gripe. El día lunes tuve clavadas en los oídos y dolores de cabeza muy fuertes“, expresó.

Al caso de Claudia se suman otros más. Desde Doñihue, Berta Zamorano, también lleva una lucha interna. “Siento una sensación muy negativa. Tanta violencia me tiene muy angustiada. Me hace recordar la época del golpe del estado de 1973“, comienza a relatar Berta. “Me llamó a la casa la psicóloga después del toque de queda. Yo nunca imaginé volver a vivir esto. Los militares me dan miedo. Pueden usar sus armas contra quién sea. Lo único que quiero en este momento es que vuelva la paz. Ahora veo una barricada y me da pena, me dan ganas de llorar, tengo mucho miedo“, declara la pedagoga en Biología.

Berta Zamorano

El miedo y la pena, emociones que coinciden en ambos relatos, son partes de las consecuencias de la actualidad nacional, según explica la psicóloga Claudia Lobos. “Se han intensificado muchas emociones que son básicas en la supervivencia del ser humano, como lo son el miedo y la tristeza. Hay mucho miedo y angustia en los pacientes y en lo que he observado, es súper entendible que esto sea así. Sin embargo, cuando es muy grande esta sensación, te puede paralizar y entrar en un cuadro depresivo. Esto es lo más difícil“, expresa la profesional.

“Las secuelas que puede tener la mente, es tener cuadros de angustia, ansiedad, gente que sube de peso, que come más de la cuenta. Si se sostiene esa sensación de tristeza o temor, puede gestarse una depresión“, explica Lobos. En los casos más complejos de abusos, o los testigos de aquello, la profesional hace referencia a posibles estrés post-traumático como secuelas de los hechos, “alguien que recibió un perdigón en el ojo, o lo presenció, como así mismo alguien que fue golpeado por los carabineros o militares, sin duda que repercute como una situación traumática, que tendrá que ser revisada por un psiquiatra en primera instancia. Probablemente se le administren fármacos que le ayuden a tratar con la angustia, la ansiedad o las crisis de pánico que pueden tener”, culmina la psicóloga.

LAS MARCAS DEL PASADO

En ambos casos, las afectadas tuvieron palabras para referirse a lo ocurrido en dictadura. Mientras Claudia recién nacía en enero de 1974, Berta ya se encontraba en ese entonces cursando pedagogía en Biología en la Universidad de Chile.

“Yo recuerdo la época del Golpe. No sé cuántos años tenía, yo era pequeña, pero vi todo lo que pasó: mucha represión y violencia por parte de la fuerza pública. Eso, creo que lo pasamos más las personas de izquierda”, expresa Berta.

Por su parte, Claudia recién nacía cuando el golpe de Estado azotaba el país. Sin embargo, durante su adolescencia, su padre fue asaltado por agentes de la CNI. “Mi papá trabajaba en el Banco Estado, y si no fuera por una mujer que le prestó ayuda, él desaparecía o moría, no sé. Yo no podía salir a la calle, porque siempre había un auto de ellos afuera de la casa, o llegaba gente a decir que sacaran la denuncia. Al final, a mi papá lo ayudaron desde comisiones de DD.HH. Fue heavy esa etapa, porque yo como niña no entendía porque no podía salir a la calle“, confiesa Claudia.

LAS SOLUCIONES

La psicóloga y docente en la Universidad Bernardo O´Higgins, Claudia Lobos, detalla los pasos a seguir ante las crisis emocionales que vive la población hoy en día, recalcando que el núcleo más cercano, es la primera ayuda. “La familia, los amigos, son súper importantes a la hora de estas situaciones. Hay que hablar de lo que te está pasando, conectarte con tus emociones. Si tu vives esos procesos de manera aislada, lo más probable es que esos síntomas se intensifiquen. Hay una correlación alta entre aislamiento y problemas de salud mental“, explica la psicóloga.

Claudia Lobos – Psicóloga

“Para poner en orden, lo primero es activar tu red personal. Si no la tienes o estás muy sobrepasado por los síntomas, quizás debas asistir a un psicólogo o que te derive a un psiquiatra. Todo eso es trabajable y es normal. Ese estrés post-traumático, esa ansiedad o crisis de pánico, son muy entendibles en este contexto. No hay que sobrepatologizar esto“, sentenció la profesional.

Claudia Lobos – Psicóloga

Trabajo perteneciente al curso de «Redacción Digital» del profesor Diego Bastarrica