UN SITIO DE PERIODISMO UDP

SEÑAL ONLINE

24 de Julio del 2021

SEÑAL ONLINE

UN SITIO DE PERIODISMO UDP

Resultados de búsqueda

La muerte del Cementerio General
Historias

La muerte del Cementerio General

Hace 17 años, bajo la gestión de Gonzalo Cornejo como alcalde de la Municipalidad de Recoleta, se vendieron los derechos de agua de dos regadores que surtían las áreas verdes del cementerio. Este negocio provocó la desecación de las especies más antiguas de la capital. La directiva del recinto, en conjunto con ayuda municipal, ha implementado medidas para remediar esta situación, como riego por goteo y camiones aljibe, pero el deterioro ha continuado .

Por Isidora Díaz G. y Catalina Martínez S.

26 Noviembre 2020

En 2006, el estudiante de arquitectura Tomás Domínguez visitó el Cementerio General para su proyecto de título. Él lo recuerda mucho más verde y frondoso que ahora. “Al entrar al recinto se veían grandes plantaciones con más de 100 años de vida y había avenidas en las que uno podía caminar bajo la sombra de los magnolios en días calurosos”. En la actualidad, el paisaje es otro: “Las enormes araucarias que cubrían la Avenida Valdivieso murieron y solo quedan rastros de la inmensa vegetación que tenía el cementerio”.

Ya titulado de arquitecto, Domínguez siguió investigando el daño que progresivamente iba sufriendo el cementerio por la falta de agua y lo visibilizó a través de su proyecto Ciudad de los Muertos, que tiene como objetivo la protección y la difusión del patrimonio cultural del Cementerio General. Buscando respuestas se encontró con que, en 2003, bajo la alcaldía del UDI Gonzalo Cornejo en Recoleta, el agua que regaba los árboles más antiguos de la capital se había vendido a la Sociedad del Canal de Maipo (SCM). Los derechos de aprovechamiento de agua perpetuos que tenía la comuna y que regaban las áreas verdes del Cementerio General mediante canaletas, fueron vendidos en 61.260.000 pesos y, según el exalcalde, el motivo fue pagar deudas de la municipalidad.

Debido a esta venta y a los efectos de la megasequía, se provocó una escasez hídrica en el cementerio que ocasionó una desecación forestal que se mantiene hasta hoy. Según estimaciones de Domínguez, esto ha causado la muerte de 180 especies y, actualmente, hay alrededor de 300 en riesgo. Este problema persiste hace más de diez años y, según expertos, es un fenómeno casi irreversible por los altos costos económicos que conlleva mitigar esta situación y por la larga espera de recuperar el patrimonio de árboles con más de cien años de vida.

Daniel Jadue, alcalde de Recoleta, y Raschid Saud, director del Cementerio General, consideran que las consecuencias de la venta que se realizó durante el periodo de Gonzalo Cornejo han significado altos costos para la municipalidad y el cementerio por las medidas que han tenido que implementar.

Para este reportaje se realizó una proyección del costo que tendrían estos derechos de agua hoy. Consultados, expertos hídricos apuntan a que se está ante un bien cuyo valor ha aumentado en los últimos años, estimado que el costo podría estar cerca de los $160 millones.

Las consecuencias del negocio del agua

Tras una licitación pública, el 23 de junio de 2003 se pactó el negocio con la Sociedad del Canal de Maipo. Los dos regadores provenían del canal La Pólvora y, según la información presente en el contrato de la compraventa, eran equivalentes a tres acciones de agua, es decir, 67,784 l/s. El precio estipulado fue de $61.260.000 y fue pagado al contado para luego ser destinado a los fondos municipales. El valor de la transacción depende directamente de las variaciones del mercado que abastece la Ley de oferta y demanda.

El arquitecto Tomás Domínguez demuestra a través de dos fotografías, una sacada en 2006 y la otra el 2018, cómo ha afectado la falta de agua en el cementerio. Ambas enfocan el paisaje de la Avenida Valdivieso. La primera muestra imponentes araucarias con sus copas verdes y la segunda los troncos secos de los mismos árboles. El paisaje frondoso se transformó en uno árido.

Foto: Gentileza de Tomás Domínguez

Las calles del Cementerio General aún conservan restos de las antiguas canaletas de riego que se utilizaban para abastecer las áreas verdes. Actualmente, están cubiertas de tierra y en desuso. Además, tras las construcciones de algunas tumbas hay tramos que lucen destruidos. Un funcionario que lleva más de una década trabajando en el lugar describe cómo el agua del canal La Pólvora serpenteaba por el cerro San Cristóbal, bajaba hasta el Hipódromo de Chile y continuaba hacia los regadores del parque por canales subterráneos. Estos, entraban por Av. Recoleta con Unión y por Av. La Paz y fluían constantemente entre las 9 am y las 10 pm, “se abrían los pasos y empezaba a correr el agua naturalmente por las pendientes del cementerio”, cuenta este entrevistado, quien pidió reserva de su identidad. No existía inversión por parte de la municipalidad en estos derechos de agua, ya que eran perpetuos.

Gonzalo Cornejo, alcalde en ese periodo, explica que la motivación para vender estos derechos fue generar la mayor cantidad de recursos para el municipio, ya que necesitaban inversión para el proyecto Recoleta Ponte Bella. “Nosotros recibimos una municipalidad que no tenía ingresos permanentes. Eran muchas deudas, por lo tanto, lo que se debía hacer, en mi criterio de gestión, era generar la mayor cantidad de recursos propios”, explica. En el municipio se llegó a la conclusión de que la mejor opción para paliar estos problemas era vender los derechos de aprovechamiento de agua que, según el exalcalde, nunca fueron utilizados para el regadío del cementerio.

En paralelo al desarrollo de este negocio, Gonzalo Cornejo afirma que optó por invertir en dos pozos, uno de 75 y otro de 150 metros de profundidad que, según su estimación, garantizaban la disponibilidad de agua en el cementerio por más de 50 años. Estos, en la actualidad, se encuentran ubicados en el sector del Crematorio N°1 y en la entrada de la calle Cipreses con Alberto Zañartu.

Al preguntarle por la desecación actual del cementerio, Cornejo asegura que “la consecuencia de que hoy no haya disponibilidad de agua suficiente para regar y mantener las áreas verdes es única y exclusivamente de la administración de Daniel Jadue, que no mantuvo el plan de mantención que era básico para poder contar con la disponibilidad de agua cuando se aprobó la construcción de los pozos”.

El director del Cementerio General, Raschid Saud, desmiente que no se hayan utilizado los derechos de aprovechamiento de agua en 2003, y afirma que “esa razón es errónea, porque se usaban los pozos y en complemento las canaletas”.

1 de 9
2 de 9
3 de 9
4 de 9
5 de 9
6 de 9
7 de 9
8 de 9
9 de 9

CONTRATO DE COMPRAVENTA DE LOS DERECHOS DE AGUA DEL CEMENTERIO GENERAL

Inscripción tardía

Cuando Sol Letelier, militante de la UDI, asumió como alcaldesa el 2008 en reemplazo de Gonzalo Cornejo, la Sociedad del Canal de Maipo solicitó a la municipalidad realizar un Concejo Municipal para poder inscribir jurídicamente los derechos de aprovechamiento de agua. El motivo fue que, en 2003, el contrato fue rechazado por el Conservador de Bienes Raíces de Puente Alto, ya que la inscripción estaba a nombre de Panteón General y no de Cementerio General.

Tras esta petición, el 2 de junio de 2009 se realizó un Concejo Municipal, en donde los ocho concejales con la alcaldesa ratificaron la venta. Luego de la intervención del exdirector del Cementerio General, Tulio Guevara, en la cual exponía los argumentos a favor, habla Sol Letelier. Así quedó consignado textualmente en el acta:

– LA SEÑORA ALCALDESA: ¿Alguna consulta? – SILENCIO – Entonces, habría acuerdo para aprobar esta ratificación.

– EL CONCEJO MUNICIPAL, por la unanimidad de sus integrantes, adopta el acuerdo.

Los derechos de agua estaban pagados por la SCM y concedidos en 2003, pero en 2009 aún estaban inscritos a nombre de la municipalidad. Por lo tanto, durante seis años la Sociedad del Canal de Maipo hizo uso de estos derechos sin una inscripción legal formal.

 

Ya no hay vuelta atrás

Según expertos, la desecación forestal que vive el Cementerio General es un fenómeno casi irreversible por sus altos costos económicos y por la larga espera que conlleva volver a tener el patrimonio de las especies más antiguas de Santiago.

Miguel Castillo, director del Departamento de Gestión Forestal y Medio Ambiente de la Universidad de Chile, sostiene que el funcionamiento y las necesidades de los árboles se diferencian por sus edades. Si bien todos presentan una capacidad mínima de absorción, los antiguos requieren menos riego que los juveniles, puesto que estos están en pleno desarrollo de su altura y diámetro. Es decir, aunque el Cementerio General pretenda suplir la desecación forestal con la plantación de árboles nuevos, la inversión en riego es mayor.

En ese sentido, José Luis Arumí, profesor del Departamento de Recursos Hídricos de la Universidad de Concepción, afirma que los gestores de la venta “no le dieron la importancia necesaria y pensaron en el negocio inmediato, con una visión de ganancias a corto plazo”. El experto comenta que este negocio además de tener un conflicto económico, evidencia pérdidas sociales y patrimoniales.

La esperanza de las autoridades

Raschid Saud, director del Cementerio General, considera que la venta de los derechos de aprovechamiento de agua en 2003 es causa directa de la desecación del recinto. Para él, la venta fue un mal negocio. Incluso comenta que no se atreve “a imputar delitos a nadie, pero es una situación bastante irregular”.

La dirección del cementerio, en conjunto con la municipalidad, ha intentado revertir esta situación con un plan de acción. “Estamos instalando un sistema de riego tecnificado por goteo de 10 circuitos que nos ha llevado bastantes costos”, comenta Saud. Sin embargo, no entrega el detalle de estas cifras. Este ha sido instalado por los funcionarios y hasta el momento abarca un 15% del lugar. El más importante se ubica en la calle Valdivieso, ya que provee a las araucarias. Además, utilizan un camión aljibe que extrae agua de los pozos del cementerio y recorre dos avenidas. Mediante este complementan el riego, pero no logra abastecer las 85 hectáreas. Saud enfatiza que antes de la venta, el camión solo se utilizaba como emergencia, puesto que con las canaletas bastaba.

Por otro lado, se han asociado con diferentes organismos para un plan de reforestación iniciado en 2011, como la CONAF. Esta, ha donado bastantes especies de árboles, priorizando plantar las nativas, como peumos y araucarias. A pesar de esto, el alcalde Jadue asegura que es difícil revertir el daño que causado al cementerio y afirma que solo han restaurado un 25%. Aun así, las autoridades no pierden la esperanza de devolverle la vida al Cementerio General.

Por otra parte, Jadue menciona que esto ha afectado al municipio, ya que han implementado gastos en aguas que antes les pertenecían y que no requerían de ninguna inversión, y han tenido que “invertir dinero que se podría destinar para paliar otros problemas de la comuna”. Según el alcalde, el daño más importante es que se están secando especies que son centenarias y difíciles de reemplazar. Incluso, hace una analogía con el negocio que realizó Joaquín Lavín al vender los derechos de agua pertenecientes a la municipalidad de Santiago, cuando era alcalde entre 2000 – 2004. Jadue dice que tanto Cornejo como Lavín dejaron a ambas comunas en situaciones desfavorables.

La Municipalidad de Recoleta respondió oficialmente a través de una Solicitud de Acceso a la Información que actualmente no hay un gasto asociado al riego. Sin embargo, Daniel Jadue y Raschid Saud afirman que esta venta sí trajo como consecuencia altos costos de inversión que se han evidenciado durante los últimos años. Ninguno de los dos maneja las cifras exactas.

**

La última vez que Tomás Domínguez visitó el Cementerio General fue en abril, antes de que se decretara la cuarentena total en el Gran Santiago debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19. Al preguntarle por su reencuentro con el cementerio, una vez que se pueda volver a salir del confinamiento, el arquitecto contesta con ironía: “Qué voy a ver, ¿que estén reparando las canaletas o que hayan comprado agua para el riego?”.

 


 

El presente reportaje fue realizado durante el curso de Periodismo de Investigación dirigido por el profesor Javier Ortega en el primer semestre del 2020.

 


Foto de portada: Cernícalo.cl – Véase en Flickr, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=52582315

Relacionados

Manual para escribir canciones: Manuel García

Textos por Equipo Vergara 240 / Fotografías por Vasti Abarca, María José Durán, Martina Orrego, Ignacio Orrego y Patricia Rivera

ver más
_AL AIRE
V240Radio