UN SITIO DE PERIODISMO UDP

SEÑAL ONLINE

05 de Diciembre, 2020

SEÑAL ONLINE

UN SITIO DE PERIODISMO UDP

Resultados de búsqueda

Evadidos: así miran los secundarios el Plebiscito
Temas

Evadidos: así miran los secundarios el Plebiscito

Saltar los torniquetes del Metro. Un acto de protesta que algunos presagiaron que “no prendería”, pero que fue la mecha inicial del estallido. A más de un año de esos eventos, Chile se prepara para un referéndum constitucional inédito. Un proceso que no tiene en su reparto principal a los protagonistas del inicio del movimiento.

Por Safka Parraguez y Cristián Roa

22 Octubre 2020

Todos sabían dónde era la cita. El 7 de octubre de 2019, a las 14:00 horas, después de terminar el horario de clases, los estudiantes secundarios se reunieron a las afueras de la estación Universidad de Chile. En menos de 10 minutos, tomaron el valor necesario y entraron corriendo hacia la boletería del Metro de Santiago, en protesta al alza de $30 en el transporte público metropolitano. En la estación, abrieron las puertas de salida de pasajeros, permitiendo y alentando que todos entraran sin pagar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

SIN RODEOS. EVASIÓN MASIVA JM

Una publicación compartida por c u r s e d I N (@cursedin) el


La evasión masiva tuvo un impacto que fue mucho más allá de los $30. El aumento en el costo del pasaje terminó desencadenando una serie de manifestaciones sin precedentes en la historia reciente de nuestro país. Las movilizaciones del 18 de octubre fueron sucedidas por semanas de protestas, incertidumbre y muestras de violencia inusitada en distintos puntos del país. Un camino que empujó a que el 15 de noviembre el mundo político estableciera un “Acuerdo por la Paz”, compromiso contraído por parlamentarios de gobierno y oposición para configurar un proceso que permitiese plebiscitar la actual Constitución. 

“Nosotros hicimos más manifestaciones durante el año por distintos tipos de consignas y al final del año, en octubre, se vio todo reflejado con las evasiones y el apoyo que tuvimos ahí”, comenta Martín Quevedo (17), estudiante del Instituto Nacional y representante de su Centro de Estudiantes al referirse a lo sucedido el 2019. El emblemático liceo fue uno de los más cuestionados por sus constantes intervenciones tanto fuera como dentro del establecimiento. Incluso, durante semanas, el recinto fue resguardado por Carabineros para impedir que los estudiantes continuaran con las protestas.

Los uniformados no lograron apaciguar las manifestaciones, todo lo contrario, su presencia potenció e unificó más a los estudiantes, que además de tener demandas relacionadas con la educación, constantemente conversaban en asambleas sobre el futuro del país. Así fue como los alumnos del emblemático Instituto Nacional discutieron el anuncio del alza del pasaje del Metro. “Como estudiantes no aguantamos más, y por lo mismo, yo creo que siempre han sido los jóvenes los que han estado más en contra del sistema”, expresa Quevedo.

“Nosotros estamos conscientes de lo que está pasando en el país, de lo mal que está”, analiza Manuela Gutiérrez (17), estudiante del Colegio Manuel Castro Ramos en Iquique y vocera de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones). Para Manuela el estallido social reflejó la importancia que tienen los jóvenes de Educación Media en las bases de la construcción del país.

Sin embargo, para ella existe un prejuicio que impide que estos sean más partícipes de nuestra democracia. “Siempre que damos nuestra postura frente a algo, por más que tengamos razón, no nos pescan, no creen en lo que decimos”, alega Manuela Gutiérrez.

Es por esto, que Manuela y otros estudiantes del país, conformaron un nuevo movimiento denominado “Apruebo Voto Secundario”, apoyado por el diputado del Partido Comunista Boris Barrera. Su objetivo es bajar la edad de sufragio a 16 años para elecciones parlamentarias y presidenciales, y a 14 para las elecciones municipales.

Dar voz a quienes han debido encontrar un espacio en las calles y en la rebeldía para hacerse escuchar es la premisa del movimiento que busca promover el voto de los estudiantes de enseñanza media. “Es innegable que hoy día los secundarios somos actores políticos, la cosa es que ese carácter se reconozca en una participación vinculante y es ahí donde ciertos sectores comienzan a poner los peros”, explica Tomás Opazo (17), estudiante del Colegio Sotomayor de Las Condes, vocero del Movimiento Secundario Independiente y también partícipe de la agrupación “Apruebo Voto Secundario”.

“Creo que dejar a los secundarios fuera es una muestra de una ‘mala política’ de tiempos pasados. La misma que detonó el estallido, por tener una concepción totalmente adultocentrista, agrega Opazo, quien al igual que el resto de los representantes, no podrá participar del próximo plebiscito.

“Nosotros vamos a luchar hasta el último minuto para que se apruebe el voto secundario, no solo para el plebiscito, sino que de aquí en adelante para las próximas elecciones, porque es sin duda importante”, enfatiza Manuela.

“Somos el futuro”

Aprobar o rechazar. Opciones dentro de un plebiscito que es la materialización de un pacto que intentaba contener el malestar ciudadano.  Y a días de que una nueva cita democrática se concrete, los cuestionamientos crecen desde quienes fueron los gestores del estallido. “Es repudiable completamente que un par de políticos se sienten a dialogar en nombre de todo un pueblo, que va mucho más allá de un plebiscito, que va mucho más allá de la convención constitucional”, sentencia Marcos Fauré, estudiante del Colegio Rubén Darío de La Reina y vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES). 

“No hay acuerdo de paz si los únicos que están violentando acá son el Gobierno con fuerzas represivas que sacaron ojos, mataron gente y torturaron”, agrega Fauré. “En ese sentido creemos que es mejor pensar en lo constituyente, más allá de lo constitucional, pensando también en cómo nos constituimos como organizaciones populares y cómo nos articulamos entre nosotros poco a poco para retomar el control de nuestras vidas”, expresa el estudiante de La Reina.

Ante la imposibilidad de sufragar en el plebiscito, el vocero de la ACES señala que “en verdad nosotros siempre hemos tenido voz y nos hemos hecho escuchar más allá de tener o no voto”.

“A partir del 18 de octubre hubo un cambio también, tiene que ver con qué nos mueve: la rabia, el sistema; cuando vemos a nuestros abuelos que tienen que estar en lista de espera para un trasplante o una atención, cuando vemos las pensiones miserables que tienen, cuando las salas que usamos los estudiantes se llueven”, explica Marcos Fauré.

 


 

Foto de Jorge Fernández Salas en Unsplash

Relacionados

_AL AIRE
V240Radio