TOMÁS DE GAVARDO: PILOTANDO DOS CARRERAS

06/06/2019

Tomás tiene sólo 20 años y ya se ha hecho camino con el acelerador a fondo en su carrera en el motociclismo. Hace 5 años que se dedica a la disciplina con la que convivió desde pequeño y que heredó de su padre, el reconocido corredor de rally, Carlo de Gavardo.

Se define a sí mismo como “quitado de bulla”, no le gusta alardear sus logros, pese a que desde que corrió su primera carrera en el 2017 no ha dejado de sumar éxitos. Este año se convirtió en el primer chileno en presentarse en la Copa FIM del Mundo de Bajas 2019, campeonato del cual se encuentra puntero y que surgió de la división de la Copa del Mundo de Rally Cross Country.

Hace dos años que cursa la carrera de Periodismo en la Universidad Diego Portales, teniendo que combinar el deporte y su vocación de periodista.

¿Cómo compatibilizas el rally con el estudio?

– Organizando mis tiempos. A partir de este semestre tengo un ramo menos y he podido entrenar más y más tranquilo, lo que ha permitido que me vaya mejor en la universidad. El año pasado competí muchísimo y tuve un par de problemas el segundo semestre ya que me eché algunos ramos. Con el entrenamiento y las carreras afuera no me daba el tiempo para ir a todas las clases o pruebas y había algunos profesores que no entendían mucho. Sin embargo, fue una experiencia para mí, para hacer las cosas bien. Quizás puedo demorarme un poco en sacar la carrera, pero ese es mi objetivo y quiero hacerlo bien. Yo comenté desde que entré a la universidad lo de mi disciplina y la verdad es que me han apoyado desde el minuto uno. Estoy muy agradecido ya que gracias a ello he podido conseguir lo que he logrado hasta el día de hoy.

¿Por qué decidiste estudiar periodismo y dedicarte en simultáneo al rally?

– Desde muy pequeño siempre quise estudiar periodismo, siempre me gustó el tema de escribir y se me hace muy fácil expresar mis ideas en el papel. Cuando me convertí en deportista profesional de alto rendimiento quise también entregar la imagen de que yo estudiaba, porque hay pocos deportistas de mi edad, que no sean futbolistas, que además estudien. Quiero dar el ejemplo en el futuro de que sí se puede; que hay que organizar los tiempos, y que ojalá se trabaje en otorgar mejores beneficios a los deportistas. Quiero transmitirle eso a la gente, que se puede estudiar y dedicarse al deporte a la vez.

¿Consideras que alguna vez el periodismo y tu disciplina se puedan complementar?

– Sí, totalmente. En un futuro quiero poder traspasar de una manera didáctica, tipo documentales, lo que he aprendido en el deporte. Qué mejor que estudiar una carrera, en una buena universidad como esta, que me puede enseñar a hacerlo o donde lo puedo pulir. Uno conoce muchísimo en el tema del rally porque puedes recorrer lugares que la mayoría no conoce.

El legado de Carlo de Gavardo

Tomás es el mayor de dos hijos del matrimonio de Carlo de Gavardo y la periodista Pamela Cano. Tras el fallecimiento de su padre el 2015, el estudiante de periodismo se ha esmerado en “mantener su marca, su nombre y su esencia” en los distintos proyectos que heredó de él y que ha llevado a cabo junto a su hermano Mateo. Tomás se declara feliz de tener lo que su padre le pudo traspasar durante su vida.

La profesión de tu papá, ¿influyó en tu decisión de ser corredor?

– Sí, obviamente. Más que nada en lo mucho que sé del deporte desde muy pequeño. No corro por él, corro porque me gusta a mí y porque conozco el deporte desde pequeño. De todas formas, yo empecé a competir después de que él murió y eso es algo bastante simbólico, como una conexión con él. Lo que me transmitió durante lo que vivió me dejó muy marcado.

¿Cómo ha sido llevar el legado de tu papá y hacerse cargo de los grandes proyectos que dejó?

– Bueno la verdad es que el legado es muy grande ante un deportista de tan alto nivel.  Es complicado. Sin embargo, creo que ha sido un buen camino poder llevar los proyectos que mi papá hacía pero con mi punto de vista.

La Vacada de Carlo de Gavardo en Huelquén, es uno de los legados que dejó el corredor a sus hijos. Según cuenta Tomás, esta competencia es “la carrera de bicicletas tipo cross-country más grande de Chile y Sudamérica” y hoy está a cargo de los hermanos de Gavardo,  quienes la organizan y producen.

Superando los 1500 competidores de más de 15 países, “es una carrera que va dirigida a todo tipo de competidores, desde el profesional hasta la familia”, cuenta de Gavardo. Además, señala que “más que un evento deportivo es una fiesta cultural”, con actividades y danzas folklóricas.

La ruta de su carrera

¿Qué significó para ti ser el único chileno compitiendo en el Campeonato del Mundo de Bajas?

– La verdad es una categoría nueva, muy entretenida y muy rápida, a la que no estaba acostumbrado como tal. Decidí competir esta Copa del Mundo y la verdad es que me ha ido muy bien. He podido entrenar mucho y recorrer terrenos a los que no estoy acostumbrado. Corrí en Dubai y en Portugal que son dos tipos de terrenos distintos. Ir a un campeonato del mundo siempre tiene otro gusto, porque vas representando a Chile y más aún cuando no hay ningún sudamericano y vas a sacar la cara por el continente.

¿Qué planes tienes para el futuro?

– En mi carrera deportiva, en julio vuelvo a competir en España, en donde correré dos carreras importantes con las que terminaré el Campeonato del Mundo. Voy puntero, así que si me va bien puedo ser Campeón del Mundo, estoy motivadísimo. Además, tengo un par de carreras que quiero correr a fin de año en Europa y quiero ver la posibilidad de competir en el Dakar en Arabia Saudita en 2020. Quiero ver los auspiciadores que es lo más importante porque como mi deporte no es olímpico no tengo ninguna beca del Estado para poder solventarme. Harta motivación y harta fe no más.

¿Crees que en el futuro en el periodismo te dediques al tema del rally?

Sí, puede ser. Hay muchos canales que transmiten el deporte en vivo por todo el mundo, yo hablo inglés así que tengo esa facilidad. No sé si al rally en específico, pero al tema de las motos voy a estar ligado si o si.

Josefina Ramírez (generación 2016) y Valentina Nieto (generación 2017) son estudiantes de cuarto y tercer año en la Escuela de Periodismo UDP. Ambas son parte del equipo de ayudantes de Redacción Digital.