UN SITIO DE PERIODISMO UDP

SEÑAL ONLINE

18 de Abril del 2024

SEÑAL ONLINE

UN SITIO DE PERIODISMO UDP

Resultados de búsqueda

Violencia: La bestia negra que agudiza la crisis del fútbol chileno 
Temas

Violencia: La bestia negra que agudiza la crisis del fútbol chileno 

El próximo 20 de enero se dará inicio a un nuevo Campeonato Nacional de Fútbol. Más allá de los estrenos que prepara cada plantel, el torneo viene precedido de una seguidilla de hechos de violencia que asolaron la actividad en 2022. Jugadores agredidos, estructuras de estadios que se desplomaron y un fanático muerto, fueron algunos de los hechos que marcaron el final de la competencia el año pasado. Ad portas a que el balón comience a rodar, los futbolistas exigen soluciones y la ANFP asegura tener un plan.  

Por Camilo Lagos Muñoz

9 de Enero de 2023

Miércoles 28 de septiembre. El estadio Elías Figueroa Brander, en Valparaíso, acogió una nueva edición del clásico universitario del fútbol chileno, entre Universidad Católica y Universidad de Chile. Recién iban 4 minutos de partido y el duelo ya estaba interrumpido. En el suelo yacía Martín Parra, arquero de la ‘U’, impactado por bengalas y bombas de ruido lanzadas desde la tribuna rival. El deportista no logró reincorporase y fue trasladado en ambulancia hasta un centro médico, donde recibió el diagnóstico: trauma acústico. 

 

 

El árbitro Felipe González suspendió el partido debido a la falta de garantías. “Hacemos un llamado a todos los actores del fútbol y a las autoridades: necesitamos abordar este tema de manera integral. No basta con los clubes de fútbol. Somos incapaces de poner freno a los hechos de violencia en los estadios de forma solitaria (…). Necesitamos a los carabineros de vuelta en los estadios, dentro de los estadios, para poner término a esto”, declaró en aquella oportunidad el presidente de Cruzados, Juan Tagle, a los medios de prensa. 

Dos días más tarde, el viernes 30 de septiembre, más de 10 mil fanáticos de Colo Colo llegaron al Estadio Monumental. Los hinchas acudieron en masa para alentar a su equipo en la previa del partido ante Universidad Católica, programado inicialmente para el domingo 2 de octubre. 

De pronto, una estructura de la techumbre del estadio, donde estaba ubicada una publicidad, cedió con una cincuentena de hinchas encima. Pese a que pudo ser una tragedia mayor, solamente hubo 8 heridos y 2 fracturados. Al otro día, la Delegación Presidencial de la Región Metropolitana, junto con Estadio Seguro, decidieron suspender el partido. 

 

“Creo que el Estadio Monumental necesita urgente una remodelación. Pero eso implica que tanto Blanco y Negro como las concesionarias de los demás clubes realicen esfuerzos económicos para mejorar la experiencia y seguridad de los asistentes. Y ahí les duele el bolsillo. Eso nos lleva, también, a qué se puede ingresar y qué no al estadio. Y que las barras bravas sean revisadas exhaustivamente”, indica Pablo Estrada, abogado, socio e hincha de Colo Colo. 

 

No solo pasa en los “equipos grandes”

Domingo 2 de octubre. El Estadio Municipal de San Felipe es el escenario de un duelo clave por el fútbol del ascenso, la segunda categoría del fútbol profesional chileno. Lejos de las grandes ciudades, sin tanta cobertura de los medios, y sin tantos hinchas en las tribunas, se desarrolla el encuentro entre Unión San Felipe y el líder del torneo, Magallanes. 

Minuto 24 y los locales festejaron el primer gol. Pero recién comenzado el segundo tiempo, la visita da vuelta el marcador con tantos a los 51′ y 53′. Eso cambió todo. 

Desde la parcialidad local, comenzaron a caer objetos a la cancha. Primero fueron unos cuantos encendedores (elemento prohibido en los estadios nacionales), pero luego cayeron piedras. El punto cúlmine fue cuando el árbitro tomó un tubo de PVC, seguramente arrancado de alguna parte del recinto sanfelipeño, que fue arrojado hacia los jugadores rivales. 

“Adelanto que ya le dije al gerente del club que cuando tengamos la habilitación para poder jugar con público, si no nos pasan los nombres de las personas que hicieron los desmanes en el partido con Magallanes, ese sector no lo vamos a habilitar con venta de entradas nunca más. Eso, hasta que no tengamos los nombres de las personas que generaron el conflicto y que le causan un enorme daño al club”, señaló el presidente de Unión San Felipe, Raúl Delgado, aquella tarde. 

Pero lo peor estaba por venir. El sábado 8 de octubre, en las inmediaciones del Estadio Santa Laura, en Independencia, luego del partido entre Unión Española y O’Higgins de Rancagua, un grupo de hinchas rancagüinos se enfrascó en una riña con otros barristas, que terminó con una víctima fatal. 

Según testigos, un grupo de personas -con camisetas de otro club del fútbol nacional- interceptó un bus que transportaba a fanáticos de O’Higgins de vuelta a su ciudad y lo atacó con disparos. Cristián Padilla Peña (26) recibió un impacto por la espalda, que horas más tarde terminó con su vida. 

Una muerte que no logró detener la cadena de incidentes. Un día después, el luego del empate entre Colo Colo y Provincial Curicó Unido, un centenar de hinchas curicanos recibió con gritos y vítores a los jugadores de su club en su regreso a la ciudad, felices con la campaña histórica y la eventual primera participación de la institución en una copa internacional. Sin embargo, nuevamente la violencia se tomó la jornada. 

Algunos se escabullaron entre la multitud, treparon el bus que transportaba al plantel e intentaron saludar a los deportistas por las escotillas del techo. 

De ese grupo, dos sujetos exigieron al futbolista Bayron Oyarzo que les regalara su indumentaria deportiva. Ante la negativa del jugador, los hinchas lo agredieron con patadas en el pecho y rostro.

“Nosotros ya hicimos la denuncia, Bayron constató lesiones y la verdad es que como club tenemos que actuar, porque no podemos permitir esto”, expresó Carlos Bechtholdt, gerente técnico de la institución. 

 

Los protagonistas piden soluciones

“En base a lo que es la seguridad que tenemos nosotros dentro del campo de juego, y viendo que cada vez se hacen notar aún más las mal llamadas ‘barras bravas’, nosotros nos sentimos a la deriva”, dice Guillermo Pacheco (33), futbolista de Cobresal. 

En esa línea, el deportista se refiere a lo que sucedió con su colega Martín Parra, en el pasado clásico universitario. “Esto seguirá hasta que no pase algo como un accidente, hasta que no nos pase algo más grave a nosotros, que nos deje sin la posibilidad de seguir jugando, o con alguna incapacidad de poder volver a entrenar. Tal como lo que le pasó al arquero de la ‘U’, a quien le cayeron unas bombas de estruendo y dañaron sus oídos”, se lamenta. 

El arquero profesional Jorge Deschamps (38) coincide con su compañero de equipo. “Hubo planes en los inicios de la implementación de Estadio Seguro que eran buenos, pero que no se han mantenido en el tiempo, que tienen que ver con la huella dactilar en los accesos, a la hora que cada una de las personas del público estén identificadas y se vean si tienen algún problema con la ley o una restricción para ingresar”, aclara. 

Por otro lado, el abogado Pablo Estrada apunta al directorio de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). “Lo peor es que la cosa se ha recrudecido este año con las barras de Colo Colo, la ‘U’ y sobre todo de Universidad Católica, que ya tiene casi un prontuario a esta altura. La gestión de la ANFP al respecto es nefasta, y no solo la de Pablo Milad, quien tiene la desfachatez de desconocer la crisis que está pasando el fútbol chileno, sino que también los anteriores, quienes tampoco dieron el ancho en ese aspecto”, declara. 

El periodista y columnista deportivo, Cristian Arcos, analiza la responsabilidad de los clubes administrados por sociedades anónimas deportivas. “El Estado considera que el fútbol es una actividad privada, porque los clubes así lo son. Pero los clubes no han actuado, desde ese punto de vista, como privados. Solo lo hacen para su administración y recaudación, pero actúan como públicos cuando requieren la seguridad. Quizás haya que repensar todo esto y entender que el fútbol es público y privado”, reflexiona. 

Respecto a los orígenes y a cómo solucionar este problema, los protagonistas coinciden en algo: las pocas facultades de Estadio Seguro. “Las barras bravas tienen harta culpa en esto, pero tampoco las delegaciones presidenciales están poniendo de su parte, ya que hacen una salida efectista más que efectiva: no autorizar partidos con grandes aforos. Al final, parece ser que la ANFP y el Estado toman medidas que, por sí solas, resultan insuficientes”, concluye Pablo Estrada.

 

El plan de la ANFP

Pablo Milad, presidente del fútbol chileno, sobrelleva sus agitados días preparando la reelección de su candidatura en la ANFP, junto con las críticas que recibe por los hechos de violencia en los estadios nacionales. Consultado por los incidentes, el dirigente adelanta que se está preparando un plan y comenta cuáles serán los pasos a seguir desde Quilín. 

“Estamos en una etapa de trabajo, en donde generaremos planes de acción para poder trabajar en conjunto con las autoridades y los clubes para dar frente a la violencia. El plan permitirá alinear y establecer una hoja de ruta con propuestas concretas para avanzar de manera progresiva en los planes operativos”, asegura Pablo Milad, presidente del fútbol chileno. 

Tras un año de fuertes cuestionamientos a su gestión tras los episodios de violencia, Milad asegura contar con un plan para el 2023. “Pronto daremos a conocer nuevas medidas en torno a la operación y seguridad del fútbol chileno, en cuando a duplicar castigos en derecho de admisión del código 102, Registro Nacional de Hinchas, la implementación de más guardias especiales con mayores facultades, cámaras de reconocimiento facial en los recintos y modificaciones a la ley 19.327”. 

El directivo apunta a que la violencia es un tema no solo del fútbol, sino que está instalada a nivel transversal: “La ANFP lleva trabajando bastante tiempo en organizar y liderar mesas de trabajos con la finalidad de levantar las necesidades técnicas y operativas para hacer frente a los complejos momentos que está viviendo la industria del futbol. Estos hechos no solo afectan al fútbol, se observa de manera recurrente como están sucediendo en fiestas, discoteca y recitales”.  

 


 

*Este artículo fue hecho por su autor para el curso Redacción Digital 2, dirigido por la profesora Carla Mandiola 

Foto de Shapelined en Unsplash

Relacionados

Desesperadamente buscando a Pelé

Por Gazi Jalil F., desde Santos, Brasil

ver más

Manual para escribir canciones: Francisca Valenzuela

Textos: Equipo Vergara 240 / Fotografías: Vasti Abarca, María José Durán, Martina Orrego, Ignacio Orrego y Patricia Rivera

ver más