UN SITIO DE PERIODISMO UDP

SEÑAL ONLINE

01 de Diciembre del 2022

SEÑAL ONLINE

UN SITIO DE PERIODISMO UDP

Resultados de búsqueda

Hugo Covarrubias, director de “Bestia”: “Era cosa de tiempo que al cine chileno le comenzara a ir bien”
Temas

Hugo Covarrubias, director de “Bestia”: “Era cosa de tiempo que al cine chileno le comenzara a ir bien”

Han pasado cuatro meses desde que el realizador chileno participó como flamante nominado a la versión número 94 de los Premios Oscar. Si bien Bestia no logró imponerse en la categoría “Mejor cortometraje animado”, marcó un nuevo hito para la industria local: fue la quinta producción chilena finalista en el máximo reconocimiento del cine. En esta entrevista, Covarrubias nos habla de sus aprendizajes, reflexiones y futuros proyectos.

Por David Tralma

29 Julio 2022

Nervios, smoking y entrevistas desde Los Ángeles, Estados Unidos. Un programa especial en horario prime por el canal público y la cruda historia de Bestia transmitida por televisión abierta a todo el país. Fueron algunos de los hitos que rodearon la nominación a los premios Oscar del cortometraje animado dirigido por Hugo Covarrubias a fines de marzo pasado. 

Finalmente, la estatuilla dorada quedó en manos del realizador español Alberto Mielgo, por The Windshield Wiper, pero el resultado no alteró el brillante camino de Bestia por festivales y premios internacionales, recorrido que según su web oficial, ya acumula 24 reconocimientos. El último fue en los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana, desarrollados en la ciudad española de Tenerife, donde la producción nacional se impuso en las categorías de “Mejor Cortometraje de Animación” y “Mejor Desarrollo Visual”.

TRÁILER DE "BESTIA"

Usando la técnica del stop motion, que ya había desarrollado en otras producciones como El almohadón de plumas, La noche boca arriba y la serie infantil Puerto Papel, Covarrubias y su equipo hicieron de Bestia un potente cortometraje animado que trajo al presente la historia de Ingrid Olderock. Mayor de Carabineros y agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) durante la dictadura militar, Olderock es sindicada como responsable de múltiples violaciones de derechos humanos. “Venda Sexy” era el nombre con que se conoció el centro de detención que la DINA tenía instalado en la comuna de Macul. Ahí, Olderock torturó a decenas de mujeres, utilizando incluso perros para atacar sexualmente a las víctimas. 

En 1981, Olderock fue baleada en plena calle por Raúl Castro y Carlos Bruit, militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Sobrevivió al ataque, pero una bala quedó alojada en su cabeza. Tras el incidente, la mujer se fue del país, quedando completamente impune de sus delitos.

NOTA DE TELE13

En febrero, previo a los Oscar, señalaste en una entrevista a Emol que todavía te costaba asimilar el impacto de este corto. ¿Sigues pensando igual?

“Igual, pero ha cambiado un poco. Por un lado uno piensa ‘no ganamos el Oscar’, por lo que baja la intensidad de las entrevistas. Pero uno piensa que la gente se va a olvidar rápidamente, pero no. Hay gente que valora mucho, en el caso de Bestia, que hayamos hecho este corto, que exista, todo lo inspirador que es. Entonces ha seguido la intensidad, pero es distinta. (…). A ratos uno se olvida, recibo uno que otro comentario y aún así me olvido: ‘Oh, verdad que soy un nominado al Oscar, el quinto chileno, uno de los pocos latinoamericanos y uno de los pocos a nivel mundial’. Al final uno pasa a formar parte de una élite cultural. Ya estar entre los cinco finalistas es importante”.

¿Qué conclusiones han sacado tras la experiencia de los Oscar?

“Para mí siempre ha sido primordial la generosidad que hay que tener en este tipo de casos, no solamente para demostrar algo, sino que para sacar provecho. A todos nos tocan momentos de vacas flacas en donde no estamos metidos en algún proyecto. Entonces, uno puede decir ‘ahora que soy el director del corto nominado’ tengo que sacar provecho yo y preocuparme de mí. Lo estoy haciendo, pero tampoco con tanta ansiedad, porque cada cosa a su tiempo. Me importa mucho la generosidad, para que las personas que me rodean y que trabajaron en el equipo puedan también recibir beneficios. Estoy tratando de que esto chorree a mi equipo y a los alumnos a los que les hago clases”.

En una entrevista previa a los Oscar señalaste que eras uno de los menos confiados en ganar. El premio finalmente fue para Alberto Mielgo, con The Windshield Wiper. Dijiste que encontrabas su “mirada demasiado superficial”, además que “la humanidad se merece un análisis más profundo que resumirlo todo acerca de lo que es el amor”.

“Pienso algo similar. En esto podríamos hablar de todas las películas que ganan los Oscar, como CODA (ganadora a Mejor Película, trata sobre una familia en la que tres de cuatro integrantes son sordos) que habla de la inclusión, pero sabemos perfectamente que Estados Unidos no es un país que brille por su inclusión. Entonces son ‘voladores de luces’ que plantean falsas profundidades. Entiendo perfectamente que haya ganado CODA o Windshield Wiper, porque son el tipo de cortos que ganan estos premios”. 

“Por esto yo veía muy difícil que Bestia ganara. Es para otro tipo de público, tiene muchas más capas de lectura, que a lo mejor no se entienden a la primera. Eso se vio reflejado en los resultados. Uno tiene todo el derecho a hacer un corto profundo o no profundo, en este caso yo no estoy haciendo una crítica a que cortos como The Windshield Wiper no tengan que existir, pero si vamos al análisis, sí hay una manera súper superficial de ver a la humanidad, con muy pocas aristas”.

Historia de un Oso, Bestia y Casa Lobo son animaciones chilenas muy premiadas y todas cruzan temáticas políticas vinculadas directa o indirectamente con la dictadura. ¿Crees que esa línea ha marcado al cine de animación en Chile? 

“Hay una utilización de la técnica para tratar de contar una historia más cruda y más realista, en tu cara, pero de forma más surrealista. Entonces con eso se han logrado resultados más notorios. Pero el grueso de la animación chilena tiene que ver con una industria más ligada al entretenimiento. Yo creo que es importante destacar que las obras más relevantes son las que han tocado estos temas”.

¿Cuál crees que es el rol del cine en narrar la historia de un país? ¿Sientes una responsabilidad en ese sentido?

“Sí, sobre todo cuando estábamos en el proceso. Yo no estaba muy tranquilo con el guion. Sentía que la gente en Chile se merecía algo con alguna mirada, con una propuesta de dirección un poquito más osada, atrevida. En ese sentido sí, dije ‘tengo la responsabilidad’. Tenía un poco de miedo obviamente, de tocar un tema que no ha sido tan tocado artísticamente. Entonces hay que tomarlo muy en serio, porque hay muchas personas que no tienen el acceso o las herramientas para leer un libro, pero sí pueden ver un cortometraje por televisión abierta”.

Te sumaste a Sebastián Lelio, Gabriel Osorio y Maite Alberdi entre los chilenos nominados al Oscar.

“Desde hace unos años atrás hay una presencia de Chile en los mercados internacionales. Yo creo que uno se puede empapar un poco de las posibilidades qué existen y de las cosas que uno puede hacer con el background histórico, sobre cómo podríamos estar en ese nivel (…). Me pasó que cuando fui al Festival de Animación de Annecy en 2016 dije ‘tengo que hacer algo como lo que tengo en la cabeza, ¿por qué lo pueden hacer un francés o un inglés? ¿por qué yo no puedo?’. Yo llevo varios años trabajando en animación, ese es otro factor. Además, era cosa de tiempo que al cine chileno le comenzara a ir bien, porque estaba subiendo el nivel en términos creativos, técnicos, de guion y dirección.

 

Los nuevos proyectos

Previo a la entrega de los Oscar 2022, Hugo Covarrubias y el productor nacional, Tevo Díaz, asistieron a un evento en el Teatro Dolby, en Los Ángeles, junto al resto de nominados en las 23 categorías. Ahí, el director nacional pudo compartir con destacadas personalidades de la industria del cine, como Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Steven Spielberg y Guillermo del Toro. Estos dos últimos, incluso se fotografiaron con una de las figuras de Bestia.

¿Entre todas esas conversaciones surgió alguna idea de proyectos en conjunto?

“Por un tema idiomático, conversé más con Guillermo del Toro. Él había visto el corto hace un tiempo atrás, tenemos algunos amigos del mundo de la animación en común. ‘Yo fui a visitar su estudio’, le comenté, y me dijo ‘Sí, sí. Ojalá puedas ir para allá a trabajar’. En el fondo, más que invitarme a trabajar en un proyecto y hacer algo en conjunto, una amiga en común (Karla Castañeda) le dijo que yo había estado en el “Taller del Chucho” (estudio de animación mexicano que promueve el talento del país azteca y de la región) en Guadalajara y que, posiblemente, podamos hacer una producción en un futuro. Con Spielberg fue algo mucho más a la pasada. Me pregunto cuál era ese personaje. Le conté un poco la historia y le pareció interesante. La tomó, le sacaron fotos y causó revuelo a nivel mundial”.

Bestia, en sí, surgió de una serie que no se realizó, la que hubiera contado la historia de una serie de personajes chilenos. ¿Desde la productora no han pensado en concretar el proyecto a raíz del éxito del corto?

“La historia fue la siguiente: en 2016 con Constanza (Wette, directora de arte en Bestia) estábamos buscando ideas. Comenzamos a buscar textos para leer sobre relatos poco conocidos de la historia de Chile, política o no política. Entonces ahí dijimos, leamos la Historia Secreta de Chile (libro de Jorge Baradit) o Los Malos (libro editado por Leila Guerreiro que incluye perfiles de Manuel Contreras, por Juan Cristóbal Peña; Julio Pérez Silva, por Rodrigo Fluxá; o la misma Ingrid Olderock, por Alejandra Matus)”.

“Hemos pensado en hacer una trilogía de la maldad. Pero la idea de hacer esa serie ya no correría porque estamos tomando caminos distintos con Martín Erazo y Tevo Díaz”.

Otra de las ideas que ronda por la cabeza de Covarrubias es contar la historia de la Nicolasa Quintremán, activista pehuenche y opositora a la central hidroeléctrica Ralco. La idea es retratar el “extractivismo en la Araucanía”, centrándose en lo que Covarrubias define como las  “esferas de la maldad” que estarían presentes en el conflicto.

A esto, se suma la idea de realizar un largometraje “un poco más autobiográfico”. “No he tenido mucho tiempo para dedicarme al cien por ciento -reconoce Covarrubias- No lo he podido retomar porque Bestia ha generado mucho trabajo: charlas y viajes. Para comenzarlo bien debo estar totalmente desconectado, olvidarme de lo viejo y dedicarme a lo nuevo”.

Relacionados