UN SITIO DE PERIODISMO UDP

SEÑAL ONLINE

05 de Diciembre, 2020

SEÑAL ONLINE

UN SITIO DE PERIODISMO UDP

Resultados de búsqueda

Yo quiero el 10% de mi papá
Historias

Yo quiero el 10% de mi papá

Atrasos en los pagos, demandas, embargos y miedo a perderlo todo son sólo algunas de muchas situaciones por las que ciertos hijos deben pasar debido al abandono de uno de sus padres. Por ello, el retiro de pensiones se ha convertido en una oportunidad única para recuperar un derecho vulnerado. Estas son las historias de dos personas que hoy piden justicia, por ellos y por los que siguen.

Por Rafaella Zacconi

26 Agosto 2020

Fernanda Sepúlveda tenía entonces 14 años, vivía junto a su madre, padre y hermana en la comuna de Ñuñoa. Si bien lucían como una familia ideal, esto era solo un espejismo. Según cuenta Fernanda, constantemente debía soportar los comportamientos violentos y manipuladores de su padre. Esto era pan del día a día, hasta que, como familia, decidieron ponerle punto final y pedirle que se fuera de la casa.

Días después, al volver del colegio, Fernanda vio a su padre salir de la casa y un auto esperándolo en la acera. “Él tenía arriba todas sus cosas como materiales y se estaba yendo así como en la piola, como cobarde”. Fernanda nunca volvió a verlo. Pero con su partida, conocieron nuevos problemas “Nos dimos cuenta que la casa se estaba yendo a remate, que teníamos una orden de embargo, que no había pagado el colegio hace como un año y que, además, le había vaciado la cuenta a mi mamá”, explica. Su padre se fue dejando atrás no sólo un hoyo económico del que aún no logran salir por completo, sino que también acumuló una deuda por pensión de alimentos que hoy supera los $11 millones.

“Si él cumpliera lo que la ley impone respecto a sus deberes económicos con nosotras, nosotras no deberíamos estar siempre con esta preocupación constante de que cualquier cosita nos puede mandar a la mierda, puede que debamos un mes de arriendo y que ya el próximo mes no lo podamos pagar”, agrega Fernanda.

Como ella, son miles los que desde su juventud buscan, de una u otra forma, recuperar el dinero perdido con los años por parte de los popularmente llamados Papitos Corazón. En este escenario, el anuncio del retiro del 10% de las AFP trajo consigo una luz de esperanza para recuperar algo de lo perdido, más aún cuando el 12 de agosto se aprobara en el Senado el proyecto de ley que asegura el pago de pensiones alimenticias mediante la retención del 10% de los fondos de los deudores en las AFP. 

 

Tras conocer la medida, Fernanda y su madre se contactaron con su abogada para realizar todos los trámites necesarios, de tal forma que los fondos de su padre fueron retenidos con éxito. A pesar de ello, insiste en que “se trata del mismo cuento de siempre: de las dos hijas con su mamá desgastada, teniendo que pagar abogados, teniendo que estar en tribunales, con un desgaste emocional importante, para obtener simplemente lo que debería ser per se, que es lo justo, sin obtener nada”.

Para la abogada especializada en temas de familia, Luisa Vásquez, a pesar de lo establecido en la ley, el volumen general de las deudas solo podrá mitigar lo que sufren cientos de familias. “Nos encontramos con deudas de $8 millones, $15 millones, $20 millones, $4 millones, que es lo máximo que tú puedes llegar a retirar, va a ir a paliar un poco la deuda, pero después de eso la deuda va a seguir existiendo, entonces va a ser una solución momentánea, que sí va a cubrir a algunas personas, que si va a ayudar a algunas personas, pero no va a ser una solución concreta a un problema que tenemos arraigado en nuestro sistema”, agrega la abogada.

 

Según lo informado por el diario La Tercera el 4 de agosto del 2020, la Corte Suprema cifró en más de 400 mil las solicitudes para retener el 10% de los fondos de AFP a los deudores de pensiones alimenticias

“Papá, aquí estoy yo”

Era 1997, Rodrigo tenía 9 años y vivía junto a su madre y su tío en la comuna de Hualañé, Región del Maule. Siempre estuvo bajo los cuidados de su madre, quien todos los días salía de madrugada a trabajar para mantener a la familia. Rodrigo no conocía a su padre, sin embargo todo cambió con la llegada de una carta. Se trataba de una invitación por parte de su abuela paterna para visitarla en Talca. Era una oportunidad única, por lo decidió viajar con su madre para conocer el otro lado de la familia. 

Al llegar la sorpresa fue doble. No solo vio a su abuela por primera vez, sino que también conoció a un supuesto tío, quien, a las pocas horas, revelaría ser su padre. Desde entonces, Rodrigo viajó cada cierto tiempo a Talca para visitarlo e intentar entablar una relación, pero fue imposible. Su padre tenía otra familia, otros hijos. Con el tiempo, las visitas terminaron y no volvió a oír de su padre hasta cumplir 18 años, cuando decidió enfrentarlo: “¿Por qué dejaste a mi mamá embarazada de mí y te fuiste? ¿Por qué en estos años nunca te acercaste?”. Aún recuerda la respuesta de su padre: “La culpa fue de ella por quedarse embarazada”.

Siete años después, Rodrigo tomó una de las decisiones más importantes de su vida: demandar a su padre por filiación. “Yo no estaba reconocido, tenía el apellido de mi padre pero no estaba en el certificado de nacimiento como que era hijo de él, no figuraba como mi padre”, agregó. Aún recuerda con claridad la llegada al tribunal, los exámenes de ADN en el Servicio Médico Legal y sobre todo la sentencia que, como esperaba, le dio la razón. Al año siguiente, Rodrigo interpuso una segunda demanda, esta vez, por pensión alimenticia. “Estábamos teniendo una situación media compleja, económica y de salud, mi mamá estaba enferma y las lucas escaseaban para poder estudiar, entonces yo dije ‘ya, es la única alternativa”, y aún así, el hombre jamás me pagó”, señaló.

Actualmente, Rodrigo tiene 31 años, es Trabajador Social y su padre, quien nunca pidió el cese de alimentos, mantiene una deuda de $8.232.200. Para la abogada Luisa Vásquez, la ley actual es ineficiente para perseguir el pago de la deuda de alimentos. “Todos los abogados entendemos que las causas de cumplimientos son causas sumamente engorrosas y que a la larga se vuelven deudas millonarias que nunca se logran realmente ejecutar. Si yo comparara la ley con respecto a los bancos, los bancos tienen muchas más posibilidades ante la ley que nosotros para poder cobrar una deuda de alimentos”, agrega.

Rodrigo solicitó el 29 de julio, a través de la página del Poder Judicial, la retención del 10% de su padre. Según lo establecido por la normativa, el juez o jueza del Juzgado de Familia debe decretar la medida cautelar de retención en un plazo máximo 48 horas desde que el alimentario hace la solicitud. Rodrigo no recibió una respuesta hasta el viernes 7 de agosto, es decir, ocho días después de haber realizado el trámiteA primera hora del lunes siguiente, Rodrigo se contactó con un ejecutivo de AFP Capital, a la que pertenece su padre, para saber si efectivamente se habían retenido sus fondos. Según los registros, él había solicitado el retiro el 31 de julio, el 6 de agosto lo autorizaron y dos días después se realizó el pago. Así, finalmente, logró su cometido: sacar $1.011.431 sin ninguna retención.

 

Lo que viene

“Pienso en aquellas mamás que tienen niños pequeños, que a lo mejor están en la misma situación que estuvo mi mamá, cuando nosotros no teníamos ni siquiera para comer a veces, y que hicieron el trámite a tiempo pero el poder judicial se demoró en oficiar y las AFP pagaron y nuevamente se van a quedar sin ese derecho que tiene el niño por sobre su padre”, comenta Rodrigo, quien ahora deberá recurrir a la justicia para obtener una respuesta concreta sobre lo ocurrido.

Según la información entregada por el Gobierno de Chile, hasta marzo de este año, sólo el 16% de los deudores se ha hecho responsable de sus deudas. Sin embargo, aún existe una suma de $180 mil millones en deudas por pensión alimenticia. Entonces, ¿qué pasará a futuro? Para Fernanda la solución es simple: “me parece súper importante que la deuda de pensión alimenticia pueda pasar a Dicom y que el sistema judicial haga los respectivos cambios para que el trámite no sea tan engorroso y traumático para quienes interponen las demandas de pensión alimenticia o paternidad ausente. Y que sean mucho más efectivos al momento de tomar resultados, a que todos esos esfuerzos no terminen en nada y uno termine en una fila tremenda de 300 mujeres en la AFP intentando retener los fondos, porque aquí en Chile no se paga pensión alimenticia”.

Antes que terminara la entrevista, Rodrigo responde la última pregunta: “Si tuvieras la oportunidad de volver a hablar con tu papá, ¿qué es lo que le dirías?”. A los pocos segundos, con un tono de voz tranquilo, pero melancólico, contesta: “Le diría que yo estoy aquí. Estuve aquí durante 31 años, que él nunca estuvo cuando lo necesitamos, nunca estuvo cuando yo cumplí un año o cuando estuve hospitalizado por hepatitis, que estuve a punto de morirme, que él nunca estuvo, que yo lo único que le pedí con la demanda es que, por último, estuviera económicamente. Eso le diría”.

 

Foto: Montaje sobre Morning Brew de Unsplash

Relacionados

_AL AIRE
V240Radio